Seguinos

Opinión

Sin retorno (*)

Publicado

el

Siempre estuve en un lugar muy cómodo. Un espacio familiar donde venimos viviendo tranquilos. Un lugar cálido, confortable. Tal vez sin demasiada ventilación, sin demasiadas comodidades; pero sumamente acogedor a pesar de todo.

Sin embargo, hemos tenido siempre problemas. Siempre aparecen nuevos familiares, mientras otros simplemente desaparecen o solo se van. Nunca pudimos explicarnos esta situación. Tampoco tenemos una comunidad con ancianos o pequeños. Todos estamos casi siempre en la misma edad. Cosa muy rara que tampoco podemos explicarnos.

 Eso sí, hemos logrado un ambiente de igualdad a pesar de nuevos diversos colores de piel. Somos rojos, verdes, amarillos, rosados. Tampoco nadie nos puede explicar que pasó con los negros.

Pero un día me tocó a mí, no estaba solo, éramos muchos los que amanecimos en otro lugar. Ocurrió durante la noche me parece. Sentí movimientos extraños. Duró una eternidad, hasta que todo volvió a quedarse quieto.

Cuando las primeras luces día comenzaron a mostrarme el nuevo lugar al que fui trasladado, era todo muy distinto. Un ambiente claro, abierto, extremadamente grande y cómodo. Fueron varios días allí. Estábamos juntos rojos, verdes, amarillos, rosados.

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

Pero pronto algo ocurrió. No sabía bien de que se trataba, pero sentí que me arrancaban de ese lugar tan bonito. Pensé que este paraíso no acabaría nunca, pero se terminó. Una fuerte mano me agarró y me separó de los míos. Los vi alejarse, aunque era yo en realidad quien me alejaba de ellos.

El traslado fue duro, trágico. Me pareció interminable. Molesto. Agresivo, incómodo. Apretujado con otros que no conocía pero que, sin dudas, estaban tan, pero tan desorientados como yo.

La llegada a mi nuevo lugar ocurrió un tiempo más tarde. Me volvieron a separar de mis nuevos compañeros de ruta. Ahora el espacio era oscuro, bastante más húmedo que todos los lugares en los que había estado. Lugar pequeño, con un aire enrarecido, permanentemente ruidoso; aún cuando a veces, era extremadamente silencioso.

Desde el exterior muchas veces llegan sonidos extraños, olores increíbles por lo desagradable en contraposición con momentos en que llegaban fragancias fuertes pero encantadoras.

Pero esto no terminó a pesar de que creía que este sería mi lugar nuevamente y por mucho tiempo. Ocurrió otra vez. Siento que ya no tengo paz. Siento que esto es el infierno y no sé cómo va a terminar, así como tampoco sé cuándo.

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

Otra vez una mano muy fuerte me agarra. Me desnuda y me traslada. Siento una total indefensión. Estoy a la buena de Dios, indefenso, humillado. Y no se porqué me está ocurriendo todo esto.

Me ubican en un lugar extraño, totalmente húmedo. Casi sin paredes, sin techo. Casi siento la intemperie. A veces mucho frío, a veces mucho calor. Mi cuerpo empieza a perder sensibilidad.

Día a día me tiran agua, me ahogan, me sacan de ese pequeño sitio y al rato, luego del agua que me asfixia, me vuelven a mi denigrante espacio. Son muchas manos distintas. Algunas muy fuertes, otras más débiles y delicadas. Siento voces cuando esto ocurre. No los visualizo, pero los escucho.  También hay música muy fuerte, pero no siempre.

Mi cuerpo se va achicando, me estremezco cada vez que ocurre. Tirito de miedo, de frío. Estoy absolutamente solo, desamparado, asquerosamente indefenso.

Pasan los días, pero ya no sé cuántos. Perdí la noción del tiempo, del espacio. El lugar donde me encuentro cada vez se me hace más grande, pero creo que soy yo quien empequeñece. Temo llegar a desaparecer.

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

Caigo en la cuenta de que soy un jabón de tocador y está a punto de terminar mi vida útil.

(*) Cuentos Breves por Miguel Matusevich

Facebook. Miguel Matusevich

Twitter. @MEMatusevich

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app
Seguir leyendo
Publicidad
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Sobresalto (*)

Publicado

el

Como todos los días, termino una jornada muy activa mirando televisión, series preferentemente, pero anoche fue distinto. Fueron noticieros en varios canales. No sé por qué, pero así fue. Medianoche. Té de por medio, también como todas las noches. Ya es una rutina. Una agradable rutina. Me gusta el té. De esos saborizados; canela, frutales, raros en realidad. Imágenes conmovedoras, trágicas. El famoso cambalache de Discépolo.

Empieza un nuevo día y decido ir a dormir. Mucho calor. El ventilador de techo no da abasto. Me espera un dormitorio con el acondicionador de aire prendido desde hace unas horas. Me pego una ducha y me acuesto. El agua tibia me da cierto alivio al calor reinante. La luna, taponada por nubes ingresa intermitente por entre los pliegues de las cortinas de las ventanas.

Apago el velador y solo queda esa tímida presencia de la luz lunar que genera medias sombras, rincones lúgubres y espacios vertiginosamente iluminados. Cierro los ojos tratando que Morfeo se apodere de mí. No lo logro de inmediato. Lo sé, lo siento; pero no puedo acceder al sueño reparador.

Trato de acomodar el cuerpo para estar cómodo y lograr dormir. La luna desaparece totalmente por un manto de nubes cada vez más cerradas. El tiempo afuera parece empezar a desmejorar. Me levanto y me acerco a la ventana. Corro una de las cortinas casi con vergüenza. Los árboles del jardín se mueven bamboleantes, presagiando por lo menos una tormenta de verano. Breve pero agresiva. Tal vez también llueva.

Cierro nuevamente la cortina y vuelvo a la cama. Mis ojos, más pesadas que de costumbre logran vencer al intento cerebral de no descansar. Caigo rápidamente en los brazos inconscientes del sueño…

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

Me sobresalto. Miro el reloj y solo pasaron algunos minutos. Me asalta un estado de miedo. Siento que ocurrió de nuevo. Una pesadilla que me viene asaltando casi cotidianamente. A pesar de tener el acondicionador de aire en 19 grados, estoy transpirando.

Me siento en la cama y trato de pensar. Trato de recuperar el aliento y de detener el ritmo del corazón. Siento sus movimientos, casi siempre imperceptibles, ahora como si estuviera al borde del colapso.

 Pasan los minutos, la tormenta afuera arrecia. Comenzó a llover. Algunos relámpagos iluminan mi habitación a pesar del intento de las cortinas de morigerar la luz del afuera. Ocurren truenos ensordecedores. Ya la lluvia es cada vez más fuerte, más cerrada. Más impertinente.

El motor de mi cuerpo comienza tranquilizarse y recupero el aliento. Trato de disfrutar del ruido del agua de lluvia cayendo sobre el techo de chapa. La caída del agua se apacigua y con ello, bajo mi estado de ansiedad. Vuelvo a cerrar los ojos.

El sueño reparador se apodera de mí. Pero la pesadilla vuelve a mi descanso. Nuevamente me sobresalto. Miro el reloj y solo pasaron diez minutos. Me levanto, voy al baño y me refresco la cara. Miro el espejo y el reflejo me devuelve un rostro ojeroso, cansado. Casi espectral. Los relámpagos me muestran su furia luminosa a través de la ventana del baño que da al jardín.

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

Vuelvo a empaparme la cara con agua fría. No me seco, dejo que el líquido reparador haga su efecto. El calor rápidamente me deja el rostro sin rastros de ella. Vuelvo a llevar más a la cabeza. Esta vez ya llega a la cabeza, al cuero cabelludo, al cuello. Espero que haga efecto y pretendo ver mi rostro nuevamente.

El espejo me devuelve la misma imagen. Demacrado por la falta de descanso. Detecto cierto color oscuro alrededor de los ojos. Y dentro; un rojo incipiente me confirma lo que suponía. Necesito descansar.

Vuelvo a la habitación y el fresco interior, me golpea el cuerpo. Un pequeño alivio se siente como un enorme y agradable momento. Siento que la sábana y la colcha me llaman, pero también siento un desagradable sabor en la boca.  Seca y abierta, se transforma en algo como si fuera un presagio de lo que puede venir.

Sin embargo me acuesto, en realidad vuelvo a acostarme. Siento la espalda tocar las ahora frescas superficies. La almohada recibe mi cabeza y cuello aún húmedos. Fijo la mirada en la ventana. La tormenta no cede.

Son las dos y media de la mañana. Los párpados inflamados tratan de mantenerse cerrados. Consigo calma, siento la oscuridad. Mi cuerpo lucha por relajarse. Vence. Parece que mi mente se da por vencida. El sueño se apodera de mí. No recuerdo que pasa y cuanto tiempo siento esa sensación de reparación.

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

Pero la pesadilla vuelve a asaltar mi descanso. Otro sobresalto. Otro momento de zozobra. Una rutina dañina que se sigue repitiendo. Una sensación que no me abandona. Ya ocurre casi todos los días y seguramente querido lector, querrás saber de qué se trata.

Pero no podré decirte, no podré contarte, porque cuando llega el día. Cuando el sol comienza a aparecer en el horizonte, la pesadilla sale de mi mente y no la recuerdo. Lástima.

(*) Cuentos Breves

 Miguel Matusevich

Facebook: Miguel Matusevich

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

Twitter: @MEMatusevich

Seguir leyendo

Opinión

Argentina es un edificio en ruinas

Publicado

el

El gobierno ha decidido imprimir 1billón de pesos ($1.000.000.000.000) desde que perdió la PASO con el objetivo de darla vuelta y ha dejado en offside al país y sus ciudadanos. La inflación se volvió a disparar en septiembre, luce lo mismo en octubre y a este ritmo de impresión cerraremos el 2021 a un ritmo del 40% anual; la misma inflación que Chile tuvo en los últimos 12 años combinados. Un mes nuestro de inflación es un año de cualquiera de nuestros vecinos.

Argentina es un edificio en ruinas, con bases que crujen, paredes que se descascaran, techos con goteras, caños rotos y oxidados, ladrillos que faltan y al gobierno lo único que se le ocurre es “pintar las paredes”.

Para reparar el daño que tiene el edificio que representa Argentina se necesitan muchas cosas. Primero, decisión política de hacerlo y segundo, paciencia de la ciudadanía mientras las maquinarias, el ruido, el polvo y la suciedad invaden nuestras vidas por muchos años.

Todo lo que el gobierno subsidie ahora, lo pagaremos dentro de unos meses o años. Un reciente estudio determinó que lo que se subsidió de energía durante los últimos 20 años es equivalente al triple lo que se le pidió al FMI durante el gobierno de Macri.

Durante 12 años y continuando ahora, el Kirchnerismo subsidió las tarifas energéticas para que el ciudadano común pagara menos y votara más. Una medida populista que ayuda al ciudadano en el corto plazo, pero arruina al país en el largo. Cada vez se produce menos energía yse importa más, aumentando el déficit fiscal y forzando más impresión o mayor deuda externa.

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

Se pintaron las paredes, pero dejaron que se pudran los caños. Sino recordemos los cortes de luz que hemos sufrido durante los veranos hasta casi el 2017/18.

La impresión monetaria de hoy es la inflación de mañana. Ese dinero extra, que circula en la calle se irá indefectiblemente a comprar dólares, presionando el mercado cambiario, generando aún mayor inflación dentro de unos meses.

Los nuevos jubilados de 55 años que autorizó el gobierno nos alejan aún más de la posibilidad que el resto de los jubilados cobren un retiro decente. Cada vez más gente vive del estado, debilitando aún más las bases corrosivas que tenemos.

El apoyo a los gremios sostiene la misma épica. Hoy contratar un empleado implica un costo infinitamente mayor al de su salario. Si se contrata 100% en blanco, los impuestos son imposibles de digerir para el empleador y el riesgo de juicio ha aumentado considerablemente en los últimos años. Este costo espanta a cualquier inversionista local o extranjero. ¿Quién quiere instalarse en un país donde el gremio les va a determinar el accionar de la empresa, o les va a bloquear la salida de sus camiones?

La impresión, los planes, los subsidios, las heladeras regaladas y las nuevas jubilaciones son medidas para pintar las paredes. Que la situación actual parezca más linda, cuando en realidad lo único que hacen es esconder momentáneamente los caños que se siguen pudriendo por abajo.

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

El tema es que la sociedad ya comenzó a mirar más allá y darse cuenta de que la pintura ya no esconde nada.

La pregunta principal es si la sociedad en su conjunto está dispuesta a vivir algunos años con la casa patas para arriba, quitando y cambiando caños oxidados y rompiendo todo para reconstruir un edificio fuerte y estable que nos de estabilidad por varias décadas a futuro.

Es un esfuerzo que puede tomar más de 10 años requiriendo importantes esfuerzos, pero debería ser un camino de ida, sin retorno. Nuestros hijos lo exigen y lo merecen.

(* ) Por Alejandro Itkin. Analista político internacional. Conductor de radio y columnista de temas de política internacional y economía global en medios de Argentina y el mundo.

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app
Seguir leyendo

Opinión

El avance talibán muestra el fracaso de la intervención de EE.UU. y aliados en guerras de “Estados fallidos”

Publicado

el

El profesor Fernando Ariel Bonfanti, docente de Geografía Económica y Política General de la Facultad de Humanidades de la UNNE, se refirió al avance talibán en Afganistán e indicó que si bien, en principio, solo quieren controlar el territorio afgano, el avance seguramente generará repercusiones en todo el mundo musulmán. Explicó las diferencias de los talibanes con el Estado Islámico, y sostuvo que “sería difícil que alguna otra fuerza que no sea EEUU controle su avance”.

Tras la retirada de tropas internacionales de Afganistán, concretada por Estados Unidos en junio, el avance de grupos talibanes logró en cuestión de días el control de la mayoría de las provincias de ese país, hasta alcanzar Kabul, la capital del país, provocando la huida del presidente y funcionarios del Gobierno afgano.

La ocupación de los talibanes de territorios y del poder en Afganistán generó repercusión mundial, en un contexto de incertidumbre sobre el alcance que podría tener en ese país, en la región de Asia Central y en el mundo.

Para profundizar respecto a las implicancias de la toma del poder de los talibanes en Afganistán, el Departamento de Comunicación Institucional del Rectorado de la UNNE dialogó con el profesor Fernando Ariel Bonfanti, docente de la UNNE, quien en distintos artículos abordó la problemática de esa región asiática  y la intervención militar de las grandes potencias.

El profesor Bonfanti es docente auxiliar de la Cátedra “Geografía Económica y Política General” de la Facultad de Humanidades de la UNNE, Magíster en Gobierno y Economía Política por la Universidad Nacional de San Martín e investigador del Instituto de Geografía de la UNNE.

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

Según resaltó, es dificultoso trazar escenarios sobre lo que está ocurriendo y ocurrirá en Afganistán y los talibanes, pero lo que queda en claro es el fracaso de la intervención de Estados Unidos y sus aliados.

“Una lección que queda de las incursiones militares de Estados Unidos y sus aliados tanto en Afganistán como en Siria e Irak (cuando lucharon contra el Estado Islámico) es el hecho de que haber luchado en guerras de `Estados fallidos’ ha sido una apuesta perdedora”.

Explicó que un “Estado fallido” es aquel que no puede garantizar su propio funcionamiento o los servicios básicos a su población,  porque perdió el monopolio de la fuerza, sufre un vacío de poder o su legitimidad está disputada.

“Afganistán se está convirtiendo en esto, allí podría producirse una guerra civil en la que grupos como Al Qaeda prosperarán y probablemente volverán a suponer una amenaza para Occidente”.

La situación de Afganistán

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

Para conocer un poco mejor lo que está sucediendo actualmente en Afganistán, el Prof. Bonfanti explicó que los talibanes (grupo paramilitar fundamentalista) están aprovechando que las fuerzas norteamericanas se están retirando de dicho territorio después de 20 años de largas luchas (según un acuerdo firmado durante el gobierno del ex presidente de EEUU, Donald Trump y llevado a la práctico por su sucesor Joe Biden).

Al mismo tiempo, las fuerzas de seguridad afganas comenzaron a debilitarse y desvanecerse, lo que permitió al grupo talibán avanzar y ganar territorio, al punto tal de que ya se apoderaron de las principales ciudades de país y controlan inclusive la ciudad capital, hecho que generó la huida del actual presidente de Afganistán, Ashraf Ghani.

En cuanto a las diferencias y semejanzas entre el grupo talibán que tomó el poder en Afganistán y el movimiento conocido como Estado Islámico que ganó notoriedad en 2014, señaló que son grupos distintos con objetivos distintos.

En primer lugar, los talibanes son un movimiento nacional-religioso, mientras que Estado Islámico, o ISIS, aboga por un califato mundial.

De ahí, la competencia entre ambas. Aunque ambas organizaciones son de la rama suní del Islam, rivalizan, no coinciden en su pensamiento, y el Estado Islámico se opone al carácter nacionalista del movimiento talibán, ya que esto se contradice con las ideas de una “jihad global”, es decir, de querer controlar todos los territorios musulmanes.

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

Para comprender mejor la diferencia entre ambos grupos islámicos, el Prof. Bonfanti, explicó que el Estado Islámico de Irak y el Levante (también llamado ISIS en inglés) es una organización terrorista paramilitar de naturaleza fundamentalista yihadista que sigue la doctrina del islam suní que comenzó a gestarse allá por el año 2003 para poner resistencia a la invasión norteamericana en Irak. En aquel entonces su nombre original era Al Qaeda en Irak.

Pero su verdadera notoriedad la alcanzó en el 2014 cuando lograron expandirse hacia Siria (aprovechando la guerra civil allí existente) y autoproclamaron un califato con el principal deseo de gobernar sobre todos los musulmanes del mundo.

Esto dio origen a un “protoestado” no reconocido que ocupó amplias superficies de Siria e Irak, en el que se financiaban a través del tráfico de petróleo y con el cobro de impuestos a modo de extorsión a los habitantes de las zonas que controlaba.

En tres años se desgastó la organización y no prosperó más allá del 2017 debido a que se debilitaron por las permanentes luchas tanto con el ejército de coalición liderado por EE.UU. como con el ejército ruso (que defiende a Siria).

Pero de manera reciente, las actividades de la operación extranjera contra el Estado Islámico se paralizaron temporalmente en enero de 2020 debido a la amenaza de Irán en la región, y en marzo de ese año algunas de las fuerzas internacionales se retiraron como parte del despliegue programado por cada país y debido al brote de Coronavirus.

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

“Eso posiblemente esté generando un resurgimiento de estas fuerzas paramilitares, que podrían volver a reorganizarse con más fuerzas aún”.

Alcance del despliegue talibán

Respecto a si la ocupación actual de los talibanes implica una avanzada sólo en territorio afgano o representará un avance a países cercanos, el docente-investigador de la UNNE indicó que en el caso particular de los talibanes, en principio, solo quieren controlar el territorio afgano, con el objeto de poder formar un “gobierno islámico inclusivo”.

“Se habla de que podría ser en forma conjunta con otras facciones, algo así como un gobierno diferente al que les tocó en el período en que gobernaron entre 1996 y 2001 (cuando fueron derrotados y expulsados por los Estados Unidos). Incluso se dice que negocian con políticos de alto nivel y líderes del gobierno anterior, aunque nada de eso es seguro aún” indicó.

Pero, agregó, muchos ciudadanos afganos desconfían de los talibanes y temen que su gobierno sea violento y opresivo y de que sean vengativos con todos aquellos ciudadanos que estuvieron compartiendo el territorio e información con los soldados americanos, por eso, muchos afganos comenzaron a huir del país en forma desesperada por temor a represalias.

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

“Lo que más preocupa es que, aparentemente, quieren cambiar el nombre del país a Emirato Islámico de Afganistán, tal como lo llamaron la última vez que gobernaron”.

¿Tras la retirada de tropas de Estados Unidos, cómo podría ser controlada la avanzada de los talibanes?

La decisión de retirar las tropas de Estados Unidos de Afganistán fue de Donald Trump hace varios años atrás, debido a que las interminables guerras que se desarrollaban en ese territorio desgastaron la política exterior del país y generaron millonarios gastos.

Fue este mandatario quien decidió que el intervencionismo en esta región estaba llegando a su fin. Aunque es en estos días, bajo el gobierno de Joe Biden, que se lleva a la práctica esta retirada.

Algunos analistas internacionales afirman que ésta podría ser la peor decisión del actual presidente norteamericano en materia de política exterior, porque demostraría que han fracasado los 20 años de luchas contra el terrorismo.

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

Este escenario es el que les permitió a los talibanes fortalecerse y empezar a ocupar nuevamente todo el territorio, sería difícil que alguna otra fuerza controle su avance.

¿Y qué podría pasar entonces en Medio Oriente?

Seguramente habrá grandes repercusiones en todo el mundo musulmán, desde Marruecos, pasando por Argelia y Libia en el oeste, hasta Pakistán, en el este; desde Turquía, en el norte, hasta el golfo y a través del cuerno de África.

Creo que todos estos territorios se verán afectados de alguna manera por el fracaso de la autoridad estadounidense en Afganistán, donde desarrolló la guerra más larga de su historia.

Inclusive, su vecino Pakistán podría verse directamente afectado porque de producirse allí una guerra civil podría ser sangrienta y devastadora, que implicaría un movimiento masivo de refugiados.

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

También a Rusia le preocuparía que el fundamentalismo islámico se filtre a través de países como Turkmenistán, Uzbekistán y Tayikistán

¿Cuáles serían las aspiraciones de este grupo de hacia Occidente?, ¿Podrían resurgir amenazas de ataques terroristas?

Podría pensarse que en algún momento pueda gestarse algún ataque terrorista, teniendo en cuenta su rechazo a occidente y el daño que ellos afirman que produjo la intervención de la coalición de la OTAN en esta región.

Además, en los 90, la organización terrorista Al Qaeda, liderada por Bin Laden y que cometió el atentado más grande hacia E.E.U.U. el 11 de septiembre de 2001 estaba integrada por mayoría talibán.

¿Qué se podría mencionar en relación a cómo sería vivir bajo el régimen del gobierno Talibán en cuanto a derechos fundamentales de las personas?

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

Durante su período de gobierno anterior los talibanes hicieron cumplir en forma estricta la Ley Islámica o Sharía, que es un sistema muy conservador y radical que consiste en quitarle muchos derechos a la mujer, pues en aquel entonces no podían trabajar o circular solas por la calle, solo acompañadas de un pariente masculino, a las niñas se les prohibía la educación, los adulterios eran castigados con lapidaciones y se producían ejecuciones a delincuentes y homosexuales; inclusive prohibieron la televisión, la música, el cine y todo aquello que pueda mostrar algo de la cultura occidental.

Sin embargo, en los medios de comunicación en los últimos días, aparecieron noticias que aseguraban que en esta oportunidad “habría una mayor flexibilidad” con el trato a las mujeres con el objeto de que no pierdan derechos ganados en los últimos años. Eso es  algo que solo podrá apreciarse en la práctica y con el correr del tiempo, nada de eso es seguro aún.

¿Cómo se financia este grupo?, ¿Quién los apoya?

La organización talibán se financia principalmente del tráfico de opio, además obtiene dinero de la venta ilegal de minerales, de los impuestos que cobran a modo de extorsión en las regiones que controlan y de algunas donaciones de benefactores que simpatizan con la causa, no se sabe bien de donde son, pero casi con seguridad provienen de Arabia Saudita.

-¿Por qué despierta tanto interés el tema de Afganistán en el sistema geopolítico?

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

Indudablemente Afganistán es una pieza clave en el juego de poderes a nivel mundial, pues está ubicado en un lugar estratégico para las cuestiones geopolíticas.

Siempre se dijo que quien logre controlar Afganistán tendrá una gran influencia en la región de Asia Central, sobre todo en función de las rutas comerciales terrestres, además de la posibilidad de explotar la gran cantidad de minerales que allí existen.

Por ejemplo, entre fines del siglo XIX y principios del XX, el Imperio Británico intentó dominar a los afganos en varias ocasiones. Desde 1979 fue la Unión Soviética la que intervino militarmente el país centroasiático durante una década, y finalmente la última invasión a este país la llevó adelante Estados Unidos desde 2001 hasta la actualidad.

Para finalizar, el profesor Bonfanti reiteró que la situación actual de Afganistán dejó en evidencia que las incursiones militares de Estados Unidos y sus aliados en “estados fallidos” (como Afganistán, Siria e Irak),  resultó una apuesta perdedora tras años de intervención armada.

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app
Seguir leyendo

Acompañanos

Invitanos un café en cafecito.app
Publicidad

Más vistos