Seguinos

Sociedad

Ex combatiente. “Una meta era volver con vida, otra finalizar la carrera de Medicina”

Publicado

el

“Soy ex combatiente y médico egresado de la Facultad de Medicina de la UNNE”, se presenta Juan Eduardo Cerezo cuando se enciende el grabador para la entrevista que desde la Universidad Nacional del Nordeste se realizó en homenaje a quienes combatieron en la guerra de Malvinas hace 40 años, y también pasaron por sus aulas.

Con la voz serena comienza a relatar su historia. “Terminé los estudios secundarios en Villa Ángela, y fui (a Corrientes) para iniciar la carrera de Medicina, pero en el primer año me sorprendió el sorteo de mi clase para el cumplimiento del Servicio Militar, obligatorio en ese momento”, cuenta y comienzan a brotar los recuerdos de aquel joven que cumplió 25 años en las Islas.

Como tantos, al principio Eduardo tuvo esperanzas de salvarse “por número bajo”. El mecanismo para ingresar al Servicio Militar Obligatorio en ese momento era por sorteo de Lotería Nacional, donde de acuerdo a los últimos tres números de la Libreta Cívica o del Documento Nacional de Identidad, se aplicaba una cifra de lotería para establecer si el joven tenía que hacer o no la conscripción. El sorteo se transmitía por Radio Nacional y generaba en los jóvenes y sus familias una significativa expectativa. “Mucha fue mi sorpresa cuando me tocó el 917, que era Marina por el número alto”, cuenta.

Resolvió entonces solicitar la prórroga por estudios y se la otorgaron. Pero avanzados los mismos y siguiendo algunos consejos, decidió suspender esa prórroga y cumplir con el Servicio Militar. “Y justamente me toca el conflicto con Malvinas”, cuenta y en sus ojos aparecen destellos de esas vivencias.

Del guardapolvo blanco de estudiante de Medicina pasó entonces a calzar botas.

Le tocó integrar el batallón de Infantería Marina N° 2 y el 28 de marzo de 1892 embarcó junto a tantos otros, hacia la guerra.

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

Pero ellos no lo sabían. Iban “con rumbo desconocido porque no sabíamos cuál era la misión que teníamos”, asegura. El 1 de abril se les informa cuál era la misión. “Ahí nos desayunábamos que era la recuperación de las Islas Malvinas”, recuerda.

“Hasta ese momento, si bien uno sabía de una situación de conflicto con Gran Bretaña, nunca se imaginó que nuestras islas estaban bajo el total dominio de la corona británica”, dice.

El 2 de abril “se toman las islas. Un júbilo, una alegría en ese momento”, afirma y hasta casi sonríe. Pero la historia sigue.

La realidad de una guerra llegó pronto, cuando supo que, por sus conocimientos de medicina iba a colaborar en la sección sanidad. Pero “iba a ser un combatiente más, hasta que cayera el primer herido”, le informaron antes sus superiores.

Tal es así que teñía la cruz roja en el caso pero la borró, “porque era un blanco perfecto para el enemigo”. “El primero que iba a caer iba a ser yo, si tenía esa cruz roja pintada en el casco. Me delataba”, explica hoy, 40 años después.

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

Con el correr de los días tuvo que comenzar a aplicar los conocimientos que había adquirido en la facultad. Que era casi todo lo que se aprende en la carrera de Medicina, porque cuando le tocó ir a defender la Patria, “ya me faltaba el internado rotatorio nomás”, recuerda.

En el archipiélago, donde había quedado la sección del batallón en el que estaba, hacía las veces de enfermero. “No médico, porque había médicos de carrera ahí de Infantería Marina, que estaban a cargo de la sección sanidad”, aclara.

En ese contexto, “fue fundamental lo que la facultad me brindó”, asegura y no sólo habla de los conocimientos. También de los vínculos que se establecen, “relaciones que perduran en el tiempo y nos acompañan toda la vida”.

“Hasta hoy se mantienen las amistades que en ese momento nacieron en una pensión a lo mejor”, dice con cierta nostalgia.

Un cumpleaños en la guerra

Eduardo era uno de los soldados quizás más grandes. La mayoría tenía entre 17 y 19 años, él embarcó con 24 y en Malvinas recibió su cumpleaños número 25.

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

Jamás imaginó que alguna vez pasaría un cumpleaños en una guerra. Y de hecho no festejó. “El contexto no era el indicado y los ánimos no estaban para festejo”, dice.

Además, recién empezaban a conocerse con los otros 32 compañeros que quedaron en esa sección del batallón, con quienes luego forjaría una amistad. “Así que prácticamente pasé ese día sabiendo solamente yo, que era mi cumpleaños”, agrega sobre ese 6 de abril de 1982.

El regreso y el título

Finalizado el conflicto, Eduardo regresa a su Villa Ángela natal. Pero las cosas no eran iguales. Ni la realidad económica del país, y en lo particular de su familia “tal vez por el conflicto, o por otras razones, la situación se tornó difícil para continuar los estudios y tuve que empezar a trabajar ahí en Corrientes”, cuenta.

Cuidando de no herir los sentimientos de su madre y su padre que tanto esfuerzo habían hecho para pagarle sus estudios universitarios, este joven comenzó a trabajar en la parte de sanidad de una empresa correntina que hacía plataformas petroleras para el exterior.

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

A la par retomó los estudios. En eso estaba cuando lo sorprende una carta de la Embajada Argentina “por la cual me ofrecían, por medio de la empresa Unican, una beca”, cuenta.

La empresa, ubicada en ese entonces en la localidad chaqueña de Puerto Tirol, era una fábrica taninera. Y la beca que le ofrecían era apenas menor que lo que cobraba en su trabajo. Asegurarse un ingreso económico similar, con la “condición de que tenía que renunciar a ese trabajo para dedicarme a pleno a los estudios”, era conveniente.

Y “ese fue el puntapié que, de parte del gobierno, he recibido para culminar los estudios”, recuerda el beneficio que, quizás a modo de agradecimiento, le brindó el Gobierno Nacional por haber combatido en la guerra de Malvinas.

Pero el camino no iba a ser igual a sus días de estudio antes de la guerra. Después de Malvinas, “fue un cambio total”, afirma. Cuenta que “hay un periodo de readaptación”, en el que “los ruidos, los zumbidos, te movilizan”.

“Uno está más sensible, y eso fue lo que más me costó”, recuerda con cierto pesar, aunque resalta que tuvo “la contención necesaria, que uno busca”.

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

“Uno necesita que lo escuchen a veces, y eso lo encontré. Y pude superar esa etapa de transición como le llamo, para nuevamente retomar mi vida”, asegura.

Así, con el impulso económico del gobierno, el apoyo familiar, de amigos y del entorno en la Facultad, “pude terminar bien los estudios e inmediatamente comencé a trabajar”, agrega con orgullo de haber podido terminar su carrera universitaria y recibir el título de médico de la Universidad Nacional del Nordeste.

Tras varios años de haberse desempeñado en Salud Pública, “vuelvo a tener contacto con la UNNE nuevamente, a través de un curso de posgrado de médico forense”, cuenta sonriente.

“Y es de lo que hoy por hoy estoy trabajando”, agrega Eduardo, quien ya jubilado en Salud Pública (por la ley provincial, que habilitaba a ex combatientes con 25 años de servicio, a adherirse al beneficio), hoy presta servicio como Médico Forense, en el Servicio Penitenciario del Chaco.

La guerra y la meta de volver con vida

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

“Una situación traumática como una guerra, quiérase o no te cambia”, asegura este médico y ex combatiente.

“Si bien a lo mejor tener unos 4 o 5 años más que el resto de los compañeros que participaron del conflicto, te da ventajas, a veces te juega en contra. Porque el ser humano tiene una gran capacidad para adaptarse a situaciones límites, y a veces con determinada edad se puede lograr con mayor éxito”, agrega quien en 1982 era “grande” a la vista de tantos jovencitos que buscaban y encontraban en él un apoyo,  “por la función y también quizás por la edad”.

“La formación y los conocimientos que adquirí -en la facultad- fueron sumamente valiosos”, remarca. Pero aclara que “al revés también”.

“La situación, la vivencia, también te fortalece interiormente. Te ayuda a afrontar situaciones críticas o difíciles que la vida te va poniendo, ya sea en los estudios, lo laboral, lo sentimental, lo familiar, las pérdidas. Te ves fortalecido anímica y espiritualmente, a pesar de lo malo de la vivencia que representó el conflicto”, explica este médico forense cuya profesión quizás también lo enfrentó luego a situaciones difíciles.

Pero hay algo que Eduardo quiere dejar en claro. Y también como mensaje; y hasta consejo, para quienes quieran tomarlo. Que “lo principal es fijarse metas. Fijarse una meta y poner empeño y dedicación -para lograrla-”, dice.

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

“Eso es lo que en esas dos situaciones, una deseada, buscada o elegida como fue la carrera de Medicina, y la otra, el conflicto Malvinas, me ayudó”, asegura. Salvando las grandes distancias, en ambas vivencias apeló a la misma estrategia: fijarse una meta. Una “era volver con vida”, y así fue. “No se pudo dar la otra, triunfar, pero volver era una de las metas”, agrega.

La otra era finalizar la carrera de Medicina “y en ambas me dieron resultado luchar por esas metas”, concluye emocionado.

Seguir leyendo
Publicidad
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Sociedad

Niños en situación de vulnerabilidad recibirán el alta tras haber alcanzado la recuperación nutricional en Salta

Publicado

el

Más de 1500 niños celebrarán el Día de la Niñez en los centros de Pata Pila. Como parte fundamental de los festejos, se entregarán certificados de egresos a niños y niñas, con motivo de haber logrado la recuperación nutricional en nuestros programas.

“Todos los niños y niñas tienen los mismos derechos”, es el lema elegido por la ONG Pata Pila, la ONG dedicada a combatir la desnutrición infantil e integrar a las familias y comunidades en situación de pobreza extrema de la Argentina al sistema público-privado, para festejar la niñez en sus centros de atención nutricional. Los festejos se realizarán en las comunidades de Yacuy, Embarcación, Santa Victoria Este, Alto la Sierra y Dragones, donde se brindará la merienda, se entregarán golosinas y se compartirán momentos junto a los chicos y sus familias.

Para el que desea comprometerse y brindar su aporte desde su lugar, te invitan a colaborar y ser parte del festejo para regalarle un día de juegos, celebración y aprendizajes a los 1.500 niños que asistirán. ¿Cómo? Donando a través de https://linktr.ee/patapilaok hasta el 31 de agosto.

Diego Bustamante, fundador y director de Pata Pila, dijo: “Estamos muy felices y orgullosos de poder acompañar a nuevos niños y niñas que egresan de nuestros programas. Es el resultado del trabajo incansable de nuestros equipos interdisciplinarios de profesionales, que atienden y hacen un seguimiento cercano del estado de crecimiento y desarrollo de cada niño y niña pero sobre todo fruto del esfuerzo de cada familia por salir adelante”. Y agregó: “Sabemos que aún nos queda mucho por hacer, pero estamos convencidos que el acompañamiento cercano y sostenido que realizamos junto a las familias y la ayuda de quienes comparten nuestra causa, son el motor del cambio”.

Pata Pila cuenta con centros propios que funcionan dentro de las comunidades a las que asiste, donde lleva adelante el Programa de Atención y Prevención de la Desnutrición, para combatir la malnutrición de los niños y niñas menores de 5 años. El abordaje integral de la problemática social infantil se desarrolla capacitando y trabajando junto a las madres, dado que son el principal referente de cuidado de los niños. Cada centro cuenta con consultorios nutricionales, de estimulación temprana, psicopedagogía, jardín de infantes, pediatría y asistencia social para el niño. También, con un salón destinado a ofrecer talleres de oficios y capacitaciones de educación de la salud para madres. Cuentan con espacios verdes recreativos y de trabajo en huertas comunitarias.

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

Durante todos estos años Pata Pila lleva relevados a más de 14.484 niños y niñas de los cuales 6.172 tuvieron un diagnóstico normal de talla y peso, es decir que los 8.312 restantes (57%) tiene algún déficit de peso y/o talla.

Seguir leyendo

Sociedad

Los chicos del Hogar Domingo Savio “no tenían signos de consumo de sustancias”

Publicado

el

El ministro de Justicia de Corrientes, Juan José López Desimoni informó que los niños Hogar “Domingo Savio”, que salieron voluntariamente y luego reintegrados, fueron evaluados en el Hospital Pediátrico y “no presentaban signos de consumo de sustancias”.

López Desimoni, dio a conocer un detalle central en la investigación que se lleva adelante en torno a los hermanos que fueron hallados el martes a la noche en una vivienda del barrio Punta Taitalo. “El informe de la Dirección del Hospital Pediátrico señala que no hubo detección de sustancias”, dijo en declaraciones a la prensa.

En ese sentido, aclaró que “los niños hoy están de alta, pero durante estos días se realizaron los chequeos médicos de rigor. Ahora el Juzgado de Familia debe determinar cuándo pueden regresar al hogar”.

En cuanto al contexto, resaltó que “no se trata de una fuga, porque los hogares no son lugares de detención. Los chicos no están privados de su libertad. En este caso, los niños se retiraron mientras estaban haciendo una actividad en la vereda del hogar y cuando se fueron se activó el protocolo dispuesto para localizarlos”.

“Los niños están institucionalizados porque sus derechos fueron vulnerados. El principio fundamental es que esos niños puedan estar con su familia, estos hogares tienen que ser transitorios, pero se tienen que dar las condiciones por eso se lleva adelante un trabajo multidisciplinar, tanto con los chicos como con sus familiares”, remarcó López Desimoni. 

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app
Seguir leyendo

Sociedad

El Congreso Nacional de Ex Combatientes en Malvinas se realizará en Corrientes

Publicado

el

La Dirección Provincial Malvinas Argentinas, en conjunto con la Coordinadora de Centros de Ex Combatientes en Malvinas de la Provincia de Corrientes, informó que el Congreso de la Confederación Nacional de Ex Combatientes en Malvinas se realizará en Corrientes.

El evento será este viernes 19 de agosto, a partir de las 10 en las instalaciones del Circulo de Oficiales de la Policía, ubicado por Avenida Ayacucho 3263.

Seguir leyendo

Acompañanos

Corrientes al Día es periodismo local serio y responsable, y queremos que siga siendo gratuito. Invitándonos un Cafecito nos ayudás un montón, porque entendemos que todo suma y que, juntos, las crisis son más fáciles de superar.

Invitanos un café en cafecito.app
Publicidad
Publicidad

Más vistos