Seguinos

Nacionales

Informe final del Mossad sobre el ataque terrorista de Irán y Hezbollah a la Embajada de Israel

Publicado

el

Durante treinta años, el Mossad –Instituto de Inteligencia y Operaciones Especiales- recopiló y analizó información secreta y pública sobre el ataque terrorista perpetrado contra la Embajada de Israel en Argentina. En ese atentado fundamentalista, ocurrido el 17 de marzo de 1992, Irán y su brazo armado Hezbollah asesinaron a 22 inocentes y causaron más de 200 heridos.

El trabajo de tres décadas del Mossad fue presentado en un informe “Top Secret” de 43 páginas que incluyen muchísimos datos inéditos que -por primera vez- son revelados a nivel global por un medio de comunicación. Este informe oficial ratifica la responsabilidad política y criminal de Irán y Hezbollah en la voladura de la sede diplomática israelí ubicada en la calle Arroyo 916.

Infobae accedió en exclusiva a la totalidad de ese dossier de inteligencia, titulado Irán-Líbano/Hezbollah/ESO/ “Yihad Islámica”–Atentado a la Embajada de Israel., que inicia con cinco conclusiones básicas:

1. El régimen iraní y la organización Hezbollah a través de Yihad Islámica son los responsables únicos del atentado.

2. La infraestructura del atentado (también el de la AMIA) fue creada en Argentina y Brasil a partir de 1988.

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

3. Todos los miembros operativos involucrados en el atentado fueron identificados por nombre, apellido y fotografía (Al igual que los participantes en el atentado de la AMIA), y residen en el Líbano y en Irán.

4. No hubo participación alguna de ciudadanos argentinos en el atentado contra la embajada de Israel.

5. Todos los miembros de la célula que perpetraron ambos atentados en la Argentina, estuvieron involucrados en atentados adicionales o en la preparación de otras infraestructuras terroristas en otras partes del mundo, incluso en los últimos años.

Facsímil del informe secreto de la Mossad exhibiendo la estructura y los nombres de los terroristas que atacaron la Embajada. Arriba a la izquierda se observa a Imad Mughnyad y a la derecha a Talal Hamyla, los dos comandantes iraníes que prepararon el atentadoFacsímil del informe secreto de la Mossad exhibiendo la estructura y los nombres de los terroristas que atacaron la Embajada. Arriba a la izquierda se observa a Imad Mughnyad y a la derecha a Talal Hamyla, los dos comandantes iraníes que prepararon el atentado

En la foja 3 del informe secreto se asegura que la Unidad Yihad Islámica/910 de Hezbolla (sic), responsable de llevar a cabo atentados terroristas en el Globo por parte de Hezbollah e Irán, cometió el atentado de la embajada de Israel en la Argentina (y el de la AMIA), bajo orden del Régimen Iraní”.

Y a continuación, el dossier del Mossad revela que “el mismo se llevo a cabo en dos etapas, que representa el ´Modus Operativo´ distintivo de “Yihad Islámica” en cada atentado ´exitoso´ o fallido, desde sus orígenes y hasta el presente:

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

1. La creación de la infraestructura (alquiler del depósito, compra de los materiales explosivos, recolección de inteligencia sobre el país, sus fronteras, compra de vehículos)- bajo responsabilidad de Salman Raouf Salman (conocido bajo su nombre colombiano “Samuel Salman –El Reda”), quien actuó como creador de la infraestructura (“miembro logístico”) desde finales de los años 80 en la Argentina, y desde hace años se desempeña como en un alto cargo de la ´Yihad Islámica´ en Beirut.

2. La célula operativa (4 a 5 miembros), quien arribó desde el Líbano desde la Triple Frontera (sic), en general días previos al atentado (a excepción del ´ingeniero´), quien arribó semanas antes”.

El informe sostiene –en su fojas 3 y 4- que no hubo conexión local para facilitar el atentado terrorista. Y por lo tanto asegura que ningún ciudadano argentino colaboró –de manera voluntaria- con Teherán y Hezbollah para perpetrar la voladura de la sede diplomática de la calle Arroyo.

“La política de atentados del régimen iraní y de Hezbollah se basa, por décadas, en la negación absoluta de involucramiento de atentados terroristas en el globo, siguiendo el principio operativo de “borrado de huellas” (además de no confiar en factores externos), que se manifiesta claramente de la siguiente manera en el terreno:

1. Utilización de documentos falsos para movimientos dentro del país objetivo ( a excepción del caso de El-Reda/Salman/Raouf/Salman, que usa prácticamente su nombre para sus movimientos de frontera, dado que vive en la región como miembro logístico clave “corazón” del atentado).

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

2. Uso de documentación falsa para la interacción con ciudadanos locales –compra del vehículo bomba, alquiler de depósito y compra de los materiales explosivos serán siempre comprados bajo documentación falsa proporcionada por el Departamento de Falsificación de la Yihad Islámica.

Es decir: no hubo ciudadanos argentinos involucrados en el atentado”.

En este contexto, el informe de la Mossad explica que al no haber conexión local -argentinos actuando junto a los terroristas-, el trabajo en el terreno fue realizado por terroristas libaneses que vivían en la Argentina, y expone -por primera vez- la estructura organizativa que utilizó Irán y Hezbollah para atacar la Embajada de Israel.

“La unidad de atentados en el extranjero de Hezbollah fue creada en el Líbano a mediados del los ´80, por Imad Mughnyad y Talal Hamyla, con apoyo iraní, especialmente la sede de la inteligencia iraní en la embajada iraní en Beirut.

La Yihad Islámica es una unidad compartimentada y clandestina del brazo militar de Hezbollah. El objetivo de la Yihad Islámica siempre fue, y aún lo es, establecer infraestructuras logísticas y operacionales para el cometido de atentados fuera del Líbano.

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

Con el correr de los años, la Unidad tuvo distintos nombres dentro del aparato clandestino de Hezbollah, cuyos nombres códigos eran absolutamente reservados:

1. ´Yihad Islámica´ o Aparato Yihad Islámica

2. ´E.S.O.´ –External Security Organization/ Organización de Seguridad Exterior

3. Unidad 910.

Hezbollah en general, y especialmente la ´Unidad Yihad Islámica´, trabajan de acuerdo a las instrucciones recibidas por el régimen iraní y la cúpula máxima de Hezbollah. De ese modo, se aseguran de recibir asistencia de diferentes organismos del Aparato iraní (Fuerzas Quds y Ministerio de Inteligencia iraní)”, explica el informe oficial.

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

Facsímil de la foja 7 del informe del Mossad describiendo las distintas operaciones terroristas ejecutadas por Irán y Hezbollah en América LatinaFacsímil de la foja 7 del informe del Mossad describiendo las distintas operaciones terroristas ejecutadas por Irán y Hezbollah en América Latina

A partir de la foja 7 del dossier “Top Secret”, el Mossad describe las distintas operaciones que ejecutaron Irán y Hezbollah en América Latina –Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Panamá, Triple Frontera y Venezuela-, presenta la línea de tiempo que trazaron los terroristas hasta consumar el ataque a la embajada y enumera las distintas actividades ilegales cometidas por Teherán en la región para cumplir con sus objetivos fundamentalistas.

En este contexto, se alude al “contrabando de explosivos reglamentarios (para uso militar), mediante el escondite planificado por el departamento de explosivos de la ´Yihad Islámica´ en el Líbanos. Los explosivos fueron escondidos en botellas de champú y cajas de chocolate, que fueron introducidas a varios países a mediados de la década de 1990, por ejemplo: Argentina, Chile, Colombia y países de Europa Occidental, y lejano oriente”.

La imprecisa redacción de esta parte del informe de inteligencia, sumada a su reproducción textual –sin contexto explicativo- en la nota del New York Times, causó una lógica reacción crítica en la justicia federal y la comunidad judía de la Argentina.

Era imposible considerar como valida la hipótesis de las botellas de champú y las cajas de chocolate como método sistemático para contrabandear el explosivo que se utilizó en el atentado a la Embajada de Israel.

Todas las pericias realizadas para la causa del ataque a la Embajada, incluso el propio informe del Mossad al que accedió Infobae, asegura que el coche bomba cargaba entre 200 y 400 kilos de explosivos (se cree Amonal).

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

Entonces, es fácil la cuenta: los terroristas de Hezbollah tendrían que haber contrabandeado miles y miles de cajas de chocolates y envases de champú como paso previo al atentado terrorista del 17 de marzo de 1992.

Con un agravante que también es consignado por las investigación del ataque que aún permanece abierta en la Corte Suprema: el Amonal y el combustible que se usó en el coche bomba se podía comprar –ya por esos años- en viveros de Buenos Aires y en cualquier estación de servicio.

El error descriptivo del informe del Mossad en su foja 7, que el New York Times multiplicó en su nota, se puede enmendar leyendo con detenimiento el mismo dossier de inteligencia israelí que Infobae preserva en su totalidad.

Fotografía del terrorista confeso Mohammad Ibrahin Suleman Abu Abbas, que contrabandeó a Buenos Aires los detonadores utilizados en los ataques terroristas de la Embajada de Israel y la AMIA, acorde a la información aportada por el Mossad Fotografía del terrorista confeso Mohammad Ibrahin Suleman Abu Abbas, que contrabandeó a Buenos Aires los detonadores utilizados en los ataques terroristas de la Embajada de Israel y la AMIA, acorde a la información aportada por el Mossad

La clave está en las acciones ejecutadas por un terrorista llamado Hussein Suleiman Abu-Abbas, que trajo detonadores desde Beirut a Buenos Aires –pasando por Brasil-, y que el informe de la Mossad denomina –en un uso erróneo del concepto- explosivos.

En la foja 11, bajo el subtítulo Adquisición de los materiales explosivos, se puede leer: “Contrabando de explosivos reglamentarios (C4 y TNT) que servirían como “detonadores” de la carga explosiva –Mohammad Ibrahin Suleman Abu Abbas llevó los explosivos escondidos en una valija de mano que pesaba 5 kilos, en un vuelo comercial de Beirut a Buenos Aires (Parque Centenario)”.

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

En la foja 14 del informe del Mossad, Mohammad Ibrahin Suleman Abu Abbas vuelve a aparecer, aunque su nombre aparece escrito de manera incompleta y agrega otra cuota de confusión semántica.

“Fines de 1991 –después de una estadía de casi un mes en la Argentina-, Hussein (Karaki) -terrorista de Hezbollah- pidió a Hussein (Suleiman Abu- Abbas) –otro terrorista de Hezbollah- que regrese a la triple frontera a un inmueble operativo (´casa segura´en Foz de Iguazú, adonde recibiría cierta cantidad de explosivos ocultos, los cuales debería transferir a Buenos Aires.

Hussein (Suleiman Abu-Abbas) volvió a Brasil, procedió al inmueble operativo en Foz y recibió de Karaki los explosivos mencionados –alrededor de 3, 4 kg de TNT y C4, (escondidos en cajas de chocolates y envases de champú). Hussein (Suleiman Abu- Abbas) llevó consigo estos explosivos en un vuelo comercial, común y corriente, se San Pablo a Buenos Aires”, revela la foja 14 del informe del Mossad.

En la foja 20 del dossier, Suleiman Abu-Abbas es mencionado de nuevo. Este terrorista confesó en 2001 que escondió detonadores en el Parque Centenario, antes del ataque a la Embajada. Esos detonadores (C4 y TNT) no fueron los explosivos –entre 200 y 400 kilos de Amonal- que se usaron en el atentado terrorista a la sede diplomática.

Es decir: las cajas de chocolate y los envases de champú –acorde al informe de la Mossad- se utilizaron para contrabandear detonadores –que denominan explosivos cometiendo un grave error de inteligencia-, y el encargado de traer los detonadores –C4 y TNT- fue Suleiman Abu-Abbas, que confesó su participación en 2001.

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

“De acuerdo a la información altamente valiosa y creíble, Hussein Suleiman Abu-Abbas, operativo de la “Yihad Islámica”, arrestado en Jordania en junio de 2001, escondió dos cajas de plásticos en dos sitios de la ciudad de Buenos Aires, en el año 1991.

Los explosivos fueron escondidos en el parque centenario de la capital (sic). El parque se encuentra cerca de la calle Diaz-Velez. El punto de referencia para llegar al parque era el cementerio de Chacarita.

Los explosivos se escondieron en el parque en dos puntos, cerca de una piscina decorativa en la zona del parque. Hussein Suleiman Abu-Abbas había dicho que no recordaba el lugar exacto del escondite, en relación a la piscina. El escondite en ambos puntos tenía una profundidad de 0.5 metros”, se puede leer en las fojas 20 y 21 del informe del Mossad.

Mapa del Parque Centenario señalado por el terrorista confeso Mohammad Ibrahin Suleman Abu Abbas para ubicar el lugar adonde supuestamente enterró los detonadores que se habrían usado en los ataques terroristas de la Embajada de Israel y la AMIAMapa del Parque Centenario señalado por el terrorista confeso Mohammad Ibrahin Suleman Abu Abbas para ubicar el lugar adonde supuestamente enterró los detonadores que se habrían usado en los ataques terroristas de la Embajada de Israel y la AMIA

La confesión de Hussein Suleiman Abu-Abbas es completa: marcó en un mapa del Parque Centenario adonde había dejado los detonadores, explicó como llegó hasta allí –solo y en un taxi con la dirección escrita en español-, describió las dos cajas de plástico –una adentro de la otra- que contenían los detonadores, recordó que fue al Parque tres veces y que hizo inteligencia (sacó fotografías y filmó) en el lugar.

La lectura minuciosa del dossier del Mossad permitió corregir una nota del New York Times que llegaba a conclusiones erróneas. Esa nota -publicada el viernes pasado-aseguraba que los explosivos para perpetrar el ataque a la Embajada de Israel se enterraron en un plaza de la Ciudad de Buenos Aires.

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

Puesto así, la información no es verosímil: se hace difícil imaginar que una célula terrorista llegue a una plaza porteña para cavar una zanja o una fosa para esconder entre 200 y 400 kilos de Amonal.

Desde esta perspectiva, la confesión de Hussein Suleiman Abu-Abbas pone la información de la inteligencia israelí en un escenario posible. Donde el informe de la Mossad y el New York Times dice “explosivo”, se debe leer detonadores, que sí se pueden enterrar en el Parque Centenario o traer en cajas de chocolate o envases de champú sin llamar la atención de nadie.

Fotografía incluida en el dossier del Mossad que muestra los restos de la camioneta-bomba encontrados entre los escombros de la embajada de Israel que Hezbollah voló por orden directa de IránFotografía incluida en el dossier del Mossad que muestra los restos de la camioneta-bomba encontrados entre los escombros de la embajada de Israel que Hezbollah voló por orden directa de Irán

Hacia delante, en más de quince fojas continuas, el dossier de inteligencia realiza una descripción minuciosa de la identidad de los terroristas que ejecutaron el ataque a la Embajada de Israel. El Mossad incluye fotografías de los implicados y de los restos del coche bomba, la identidad del conductor suicida y los movimientos clandestinos de las células que operaban en la región.

Con un dato adicional, que es clave para la investigación judicial del ataque a la Embajada: “El experto en explosivos de Hezbollah, un libanés llamado Malek Ubei, alias Houssam, fue enviado a Argentina desde el Líbano para preparar el artefacto explosivo del atentado. (…) En la casa segura había una gran cantidad de explosivos: alrededor de 20, 25 bolsas, cada una con un peso de 20, 25 kilos. Houssam era el encargado de preparar los explosivos para su uso operacional”.

Al final del documento “Top Secret”,el Mossad ratifica que Irán utiliza a Hezbollah como su brazo armado y su proxy para encubrir su responsabilidad política y criminal en los ataques que se suceden alrededor del mundo.

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

No se trataría de una relación de iguales, acorde al informe de inteligencia de Israel: Hezbollah opera bajo las instrucciones verticales de Teherán a través de oficiales de alto rango que responden directamente a los ayatollahs fundamentalistas.

“De toda la información que se ha acumulado durante los años dedicados a investigar los dos atentados perpetrados en Buenos Aires –Embajada de Israel y la AMIA-, surge que estos fueron cometidos mediante la cooperación de Irán y Hezbollah. Estas dos partes se unieron y aprovecharon las ventajas relativas de cada (una) de ellas para lograr su cometido causando múltiples víctimas fatales y cientos de heridos”, concluye el dossier del Mossad.

Fuente: infobae.com

Seguir leyendo
Publicidad
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Nacionales

La movilidad previsional: análisis de las actualizaciones jubilatorias 

Publicado

el

Los componentes de la fórmula, la actualización de septiembre y la comparación con la inflación.

La séptima medición de la actualización jubilatoria derivada de la nueva ley de movilidad, aplicable desde septiembre próximo alcanzó 15,53%. Se anunció, además, un refuerzo de ingresos de $7.000 pagaderos en septiembre, octubre y noviembre. Este monto irá decreciendo progresivamente hasta $4.000 que cobrarán quienes tienen ingresos de hasta dos haberes mínimos.

Este dato se encuentra por debajo de las expectativas de inflación para el período julio-septiembre, comparable con el período alcanzado por la movilidad. La inflación estimada en el Relevamiento de Expectativas de Mercado del Banco Central (REM) del período mencionado (julio a septiembre, considerando que la mejora compensa la inflación pasada) se estima en 20,0% en el trimestre, es decir, supera la actualización jubilatoria.


Las actualizaciones de la nueva ley y la comparación con la inflación.

Como se observa en el cuadro a continuación, al realizar la comparación la inflación del período de donde se aplica la actualización durante 2021 se observa que la primera actualización significó un incremento de 8,07%, mientras que la inflación alcanzó 12,92%, pero desde la segunda en adelante, el resultado se invierte:  12,12% vs 10,98%, 12,39% vs 9,27% y 12,11% vs 10,12%.

Es decir, tres de las primeras cuatro actualizaciones jubilatorias de 2021, resultantes de la fórmula votada a finales de 2020, lograron superar la inflación (junio, septiembre y diciembre 2021).

Vale recordar que, para compensar el desfasaje de la primera actualización de movilidad, el Gobierno incluyó dos bonos de $1.500 pagaderos en abril y mayo de 2021 para jubilaciones de hasta $30.856. Para compensar el segundo trimestre (para ser preciso, el efecto de la primera actualización sobre el segundo trimestre), se pagó un bono de $5.000 en agosto. Finalmente, en diciembre de 2021, los jubilados percibieron hasta $8.000, cobrando no menos de $37.062.

La fórmula permitió mejorar el derrotero de la evolución del haber, logrando que el 2021 cierre con 52,67% de actualización contra 50,79% de inflación. Como se podrá observar en el apartado final, con la fórmula anterior la actualización hubiese sumado 49,6%.

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

En 2022, la primera actualización sumó 12,28%, pero la inflación superó dicho guarismo y se ubicó en 16,07%. En el segundo trimestre, y con una inflación creciente, la segunda actualización del año, (de 15,0%) no logró superar la evolución de precios del período que alcanzó 17,3%. Para compensar lo sucedido, se decidió implementar un bono de $6.000 pagadores en abril. Luego de ello, y con el objetivo de equiparar el Refuerzo de Ingresos anunciados para desocupados/as, trabajadores/as de casas particulares, y demás, se decidió incorporar un segundo monto, pagaderos en mayo, de $12.000.

La tercera actualización alcanzó 15,53% y si se cumpliesen los pronósticos del REM (20,0%) quedaría por debajo de la evolución de precios. Para compensar la situación, se impulsó un bono de $7.000 mensuales (que irá decreciendo progresivamente hasta $4.000 que cobrarán quienes tienen ingresos de hasta dos haberes mínimos)para el período septiembre a noviembre.

La modificación de la fórmula, que incluyó el valor mayor entre la variación de RIPTE o el dato salarial de INDEC, permitió mejorar el indicador en marzo 2021, diciembre 2022, marzo 2022 y septiembre de 2022.


Evolución real de la jubilación mínima

Si se considera la jubilación mínima desde principios de 2019 en adelante, se observa que la curva se mantiene relativamente estable, con los saltos relacionados con el impacto de los bonos respectivos, aunque con un mínimo en el tercer trimestre de 2022. Es decir, no se recuperan aún los valores perdidos durante los 4 años de gestión de Cambiemos, pero la jubilación mínima no pierde mayormente contra la inflación.

Se han escuchado voces críticas respecto a la dinámica de pago de refuerzos como mecanismo de compensación. La crítica reside en que se cobra por única vez, sin tener efecto entonces en los sucesivos aumentos posteriores. Sin embargo, la dinámica que mostraron, al menos hasta ahora, los bonos otorgados por el Gobierno actual han actuado como los adelantos no remunerativos en paritarias gremiales: esto es, se sostienen hasta tanto la actualización posterior (en este caso la movilidad) logre compensar la porción por la que la inflación superó la movilidad del trimestre anterior. Dicho de otro modo, cuando la nueva movilidad logra recuperar lo perdido por las actualizaciones anteriores, es donde se interrumpe el bono. Dicho esto, vale mencionar que el monto de $18.000 y el anunciado de $7.000 para el periodo julio-septiembre más que compensa, en la jubilación mínima, el diferencial de los primeros tres trimestres de actualización de la movilidad y la evolución de la inflación. La evolución actual de la movilidad implica que la actualización futura (diciembre) le gane a la inflación para producir el efecto mencionado anteriormente.


Actualización con movilidad anterior

Si se compara los índices de movilidad con la fórmula anterior y los resultantes de la aplicación de la ley actual, se observa un evidente mejor desempeño de la reciente norma.

La actualización jubilatoria, en caso de haberse mantenido la fórmula votada a finales de 2017 (70% inflación 70% y 30% salarios) hubiese sumado 49,6% en 2021 y 40,8% en lo que va del 2022. Asimismo, con la nueva fórmula, ese valor ascendió a 52,7% en 2021 y 49,2% en lo que va del 2022.

La diferencia asciende a 17,1 puntos.

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

Para comparar, si la jubilación mínima con la actualización de septiembre alcanza a $43.352, con la movilidad anterior sería de $38.955, es decir, de casi $4.400 menos. Asimismo, la jubilación media alcanzará aproximadamente $66.895 en septiembre de 2022 con la nueva ley y hubiese sumado $59.672 con la anterior, es decir, una diferencia de $7.222.

En la serie acumulada de diferencias desde inicio de 2021 (aplicación de la nueva ley) a la fecha, los jubilados hubieses recibido con la antigua ley $40.092 menos en el caso de la jubilación mínima y $66.944 en el caso de la jubilación media


El adelantamiento de las actualizaciones del SMVM y el 82% Móvil

Se encuentra en vigencia el cálculo del 82% Móvil, esto es que, en caso de que el 82% del SMVM supere a la jubilación mínima, entonces los y las jubilados/as que reciban dicho haber y que hayan logrado su jubilación con 30 años de aportes (excluye a los y las jubilados/as de moratorias). Este segmento representa aproximadamente 1 millón de casos.

Dada la decisión de adelantar los incrementos de SMVM, en el mes de agosto el 82% del SMVM alcanzaría los $39.237, mientras que el haber mínimo sumará $37.525. En definitiva, en ese mes, las personas mencionadas sumarán $1.712 a su haber.

Vale mencionar que se convocó al Consejo del Salario para el día 22 de agosto, por lo que el incremento del SMVM, podría desembocar en un diferencial adicional en los próximos meses.

Descargue el informe:

Para descargar el informe haga clic en este enlace

Registro bibliográfico

Informe CEPA N° 245, ISSN 2796-7166.

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app
Seguir leyendo

Nacionales

Solano. “El anuncio de Massa representa una reducción de las jubilaciones y no un aumento”

Publicado

el

El dirigente nacional y diputado porteño, Gabriel Solano se expresó duramente a partir de los anuncios del ministro Sergio Massa con respecto a las jubilaciones.

Gabriel Solano dijo que “el anuncio de Massa es una reducción de las jubilaciones, no un aumento. La inflación prevista para el próximo trimestre rondará los 20 puntos, siempre y cuando no haya una devaluación mayor. Por lo tanto, el crecimiento del 7,9% es una mentira. Al mes de diciembre los jubilados que cobren la mínima tendrán entonces una reducción de 12 puntos y el resto aún más”.

“El bono además achata las jubilaciones en perjuicio de millones de jubilados que cobran por encima del haber mínimo. Se llega al extremo que quienes cobren dos haberes mínimos no cobrarán ni un centavo del bono, aunque sus ingresos no alcancen la línea de pobreza.” agregó el dirigente.

Seguir leyendo

Nacionales

Las jubilaciones subirán 15,53% en septiembre y pagarán un bono de hasta 7.000 pesos

Publicado

el

Anses anunció el porcentaje de aumento para la seguridad social, incluye también AUH, de acuerdo a la fórmula de actualización. La jubilación mínima de haberes pasará a $50.353. En Economía aseguran que el refuerzo, que será por tres meses, es para aliviar el impacto de la inflación.

El Gobierno anunció que las jubilaciones y la Asignación Universal por Hijo (AUH) tendrán en septiembre un aumento de 15,53 por ciento. Por otra parte, se pagará un bono de hasta 7 mil pesos como compensación por la aceleración inflacionaria de los últimos meses. De esta forma, el haber mínimo pasará a 50.353 pesos.

El aumento fue oficializado por el ministro de Economía Sergio Massa y la titular de Anses Fernanda Raverta. El bono de hasta 7 mil pesos se pagará cada mes entre septiembre y noviembre. En diciembre tendrá lugar el próximo incremento a través de la movilidad. El refuerzo alcanzará a unas 6,1 millones de personas, lo que implica el 85% del total de jubilaciones que paga el Estado nacional. El monto será escalonado, desde los $7.000 para los haberes mínimos hasta $4.000 para quienes cobren dos jubilaciones mínimas.

Con estos aumentos, informó el organismo previsional, a partir de septiembre la jubilación mínima pasará de 37.525 pesos a 50.353 pesos y las dos jubilaciones mínimas pasarán de 75.050 pesos a 90.705 pesos. De esta forma, la jubilación mínima aumentará en lo que va del año un 73,3 por ciento, lo que implicaría según el Poder Ejecutivo un 7,9 por ciento sobre el índice de inflación.

“Estamos dando un paso más para proteger a los jubilados y las jubiladas. Con esta medida, acompañamos a quienes más lo necesitan y lo hacemos manteniendo el orden en las cuentas por el incremento de la recaudación que representa el adelanto de Ganancias”, dijo Massa.

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

“A partir de septiembre, ninguna jubilación quedará por debajo de los 50.000 pesos. Con este anuncio, además, garantizamos previsibilidad para lo que resta del año y continuamos protegiendo los ingresos de las familias argentinas”, señaló Fernanda Raverta por su parte.

“El incremento que tendrá lugar en septiembre será el séptimo aumento otorgado mediante la Ley de Movilidad 27.609 y el tercero del año 2022″, explicó el Anses. Por otra parte, las asignaciones también tendrán subas en similar magnitud. La Asignación Universal por Hijo (AUH) pasará a ser de $8.471. También se actualizarán la Asignación por Embarazo, Asignación Prenatal, Asignación por Nacimiento, Asignación por Adopción, Asignación por Matrimonio y Cónyuge.

Según lo establecido por la Ley de Movilidad, el incremento para el próximo trimestre en las jubilaciones, pensiones, asignaciones familiares y universales se basa en el cálculo que actualiza los montos en base a un coeficiente elaborado en partes iguales por la recaudación previsional y la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (Ripte). Especialistas en temas provisionales habían estimado un reajuste cercano al 16 por ciento.

A mediados de mayo pasado, el organismo había anunciado el incremento del 15% para el trimestre que va entre junio y agosto que llevó el haber mínimo jubilatorio a $37.524,96, y la Asignación Universal por Hijo (AUH) y por Embarazo, a $7.332. Los anteriores ajustes fueron de 8,07% para el trimestre entre marzo y mayo de 2021; 12,12% entre junio y agosto; 12,39% entre septiembre y noviembre; 12,11% entre diciembre de 2021 y febrero de 2022; y finalmente 12,28% entre marzo y mayo de este año.

La idea del Poder Ejecutivo es poder financiar el bono a los jubilados con una medida impositiva. El ministro de Economía había asegurado que respaldaría ese gasto con “una mayor recaudación por anticipo de Ganancias decidida por la AFIP para que a ese ingreso de sectores con mayor capacidad de pago lo volquemos en uno de los sectores que más sufre, sin afectar el orden de nuestras cuentas”.

Publicidad
Invitanos un café en cafecito.app

Se trata de un adelanto de Ganancias de empresas, del 15% y que afectaría a poco menos de 2 mil compañías, que le reportaría al fisco unos $ 200.000 millones, según estiman fuentes oficiales.

Fuente: Infobae

Seguir leyendo

Acompañanos

Corrientes al Día es periodismo local serio y responsable, y queremos que siga siendo gratuito. Invitándonos un Cafecito nos ayudás un montón, porque entendemos que todo suma y que, juntos, las crisis son más fáciles de superar.

Invitanos un café en cafecito.app
Publicidad
Publicidad

Más vistos